La Contraloría General de la Nación dio a conocer que Cafesalud, la EPS más grande en número de afiliados, presenta pérdidas semanales de 13.070 millones de pesos, de donde sólo se puede desprender una conclusión: Cafesalud es insostenible.
Según el Contralor General Edgardo Maya Villazón “las pérdidas obedecen a los malos manejos del pasado”, “tiene una situación patrimonial que no puede soportar, la información contable que maneja solo crea incertidumbre sobre su real situación, no conoce la cuantía de los pasivos a su cargo, no tiene certeza de cuántos recursos puede recuperar de sus cuentas por cobrar, ha aumentado de manera desproporcionada sus gastos operacionales y presenta serias inconsistencias en la valoración de sus activos y pasivos”, establece el informe elaborado en el segundo semestre de 2016.

En la auditoria se establece que “a pesar de la importante disminución de los gastos de Personal, que en 2015 cayeron en un 42%, Cafesalud no generó los ingresos operacionales suficientes para atender los costos relacionados con su actividad misional”. A la par de estos hechos, y en medio de la crisis del sector se pudo establecer que la entidad reportó un incremento global injustificado del 65 por ciento en sus gastos operacionales, durante la vigencia 2015, lo que representan $120 mil millones de pesos adicionales.

A diciembre de 2015 la EPS reportó un saldo negativo en su patrimonio equivalente a 651 mil 315 millones de pesos. “Deterioro que frente a 2014 fue del 90%”. Tal como sucedió en el pasado con Saludcoop EPS, Cafesalud ha utilizado recursos en actividades distintas, para nada relacionadas con la prestación de servicios de salud”. por lo cual según la Contraloría Cafesalud pudo incurrir en un posible detrimento patrimonial de 2320 millones de pesos, al destinar los recursos exclusivos para salud a para pagar sanciones, multas, intereses moratorios de distinto orden y costos de litigios administrativos. En la vigencia 2015 destinó 862 millones de pesos de recursos provenientes de la Unidad de Pago por Capitación a la adquisición de activos fijos, como equipos de cómputo y muebles y enseres, lo que constituye otro detrimento a los intereses patrimoniales del Sistema de Salud.

Entre las evidencias detectadas está la ausencia de capacidad operativa y administrativa propia, la incertidumbre en la información financiera y contable, la incertidumbre sobre estado de las cuentas por cobrar, el aumento injustificado de las gastos durante 2015, los posibles inconsistencias en la valoración de los activos y pasivos, las facturas y pagos que no se registran en contabilidad. Hay que recordar que la Superintendencia Nacional de Salud había determinado en 2012 la necesidad de imponer una medida cautelar de vigilancia especial sobre la EPS, medida que se mantiene, en principio, hasta el 31 de marzo de 2017.

A pesar de estas evidencias de un deterioro absoluto de la situación financiera de la EPS el Gobierno Nacional decidió adjudicarle 5 millones 269 mil afiliados más, provenientes de Saludcoop EPS OC, decisión que convirtió a Cafesalud en la EPS más grande del país en número de afiliados, y la hizo atractiva para inversionistas internacionales.