La Clínica Miramar del municipio de Tumaco en Nariño no aguantó más las deudas que las EPS tenía con ella y decidió cerra sus puertas. La noticia se dio a conocer cuando directivos de la entidad privada que prestaba sus servicios en el puerto nariñense de Tumaco, declararon que la difícil situación económica que viven tras las millonarias deudas que las EPS adquirieron con la clínica hicieron inviable su continuidad.

La entidad se había convertido en una ayuda importante en el puerto ante las crisis constantes que se viven los hospitales públicos de la región. El director de Instituto Departamental de Salud de Nariño, Omar Álvarez, aseguró que “los dueños de la clínica expresaron que es una decisión que no tiene reversa y me han entregado un documento para llevarlo hasta la Superintendencia de Salud con el fin de ayudar a que desde esta entidad les paguen la cartera que está pendiente, que podría llegar a 2 mil 300 millones de pesos” indicó el funcionario a RCN radio.

Y agregó: “Esta es una noticia difícil porque la clínica nos dio una mano cuando tuvimos problemas del hospital Divino Niño y el Hospital San Andrés.