Si bien el transporte debe ser asumido por los pacientes para la atención médica, la Corte Constitucional ha considerado que a partir de los principios de accesibilidad, integralidad y, especialmente, solidaridad, cuando un usuario del Sistema General de Seguridad Social en Salud (SGSSS) es remitido a un lugar diferente a su residencia para recibir la atención en salud prescrita por su médico tratante, con fundamento en que la entidad no cuenta con disponibilidad de servicios en el lugar de afiliación y el paciente o su familia carece de recursos para sufragar los desplazamientos, será un deber de las entidades costear los medios de transporte para poder recibir la atención requerida.
considerando lo anterior, el transporte se debe asumir cuando:
– Ni el paciente ni sus familiares cercanos tienen los recursos económicos suficientes para pagar el valor del traslado.
– De no efectuarse la remisión se pone en riesgo la vida, la integridad física o el estado de salud del usuario.

Según el alto tribunal, la creación de las reglas precedentes surgió como respuesta al objetivo de garantizar la accesibilidad a los servicios de salud de todos los afiliados al SGSSS, ya que los diferentes planes de servicios preveían el transporte para aquellos pacientes que necesitaban atención complementaria o se encontraban en zonas donde se pagaba una UPC diferencial mayor, no así para el desplazamiento de los usuarios que requerían un tratamiento o servicio que no se encontraba disponible en el municipio de afiliación y no constituía una urgencia certificada o se tratara de pacientes hospitalizados (M. P. José Fernando Reyes).

Corte Constitucional, Sentencia T-253, Jul. 4/18.