Los diputados españoles aprobaron el pasado 6 de septiembre la recuperación del acceso del Sistema Nacional de Salud para todas las personas que residan en el país, desde el primer día que pisan suelo español. El decreto firmado por el Gobierno de Pedro Sánchez fue ratificado en el Congreso con 173 votos a favor contra los 133 en contra del Partido Popular (PP) y la abstención de los 31 diputados de Ciudadanos.

“Una sociedad justa no deja a nadie atrás”, dijo la ministra de Salud, Carmen Montón, durante la sesión en el Parlamento. “Traemos este decreto para terminar con la injusticia”, agregó la funcionaria citada por el diario Público.es. Montón aseguró que la medida representaba un cambio de modelo, ya que se basa en que el derecho a la salud es intrínseco a la ciudadanía.

En el 2012, el gobierno de Mariano Rajoy (PP) había derogado la salud universal, justificando la decisión en motivos presupuestarios que, dijo la ministra, nunca demostró. “Para el Gobierno anterior era urgente recortar derechos, para éste lo urgente es recuperarlos”, disparó Montón. Para reforzar las diferencias entre su gestión y la de Rajoy, la funcionaria citó los informes de organismos como la ONU que afirman que el modelo de exclusión sanitaria es injusto y más caro.