En una actitud de defensa de lo público, el Gobernador del departamento de Córdoba le hizo un fuerte llamado a las EPS para que honren la deuda que tienen con los hospitales de la región. Adsí lo informó el diario El Heraldo:

Por deuda con el hospital de Montería, gobernador pone en ‘jaque’ a las EPS

a advertencia la hizo el mandatario en medio de una reunión con representantes de las entidades donde se reveló que estas no están haciendo los giros completos.

El gobernador de Córdoba, Edwin Besaile Fayad, ‘le cantó la tabla’ a las EPS que hacen presencia en el Departamento, que acumulan una deuda de 103 mil millones de pesos con el hospital San Jerónimo de Montería y a quienes conminó a cancelar “o de lo contrario serán retiradas del Departamento”.

La advertencia la hizo el mandatario en medio de una reunión con representantes de las entidades donde se reveló que estas no están haciendo los giros completos, del 50 % que les transfiere el Gobierno nacional, sino solo del 30 % mientras que las facturaciones van en aumento.

“Esta deuda puede conducir a que el hospital se vuelva inviable, el Ministerio de Salud está detrás nuestro porque lo que quiere es liquidar al hospital, pero estamos haciendo todas las gestiones para evitarlo, lo que queremos es que el San Jerónimo preste un servicio con calidad a su población de usuarios”, precisó Besaile.

El tema – según lo explica el Gobernador – es que mientras las EPS deben pagar al hospital cerca de 6 mil millones de pesos mensuales, los aportes en ese sentido solo ascienden a 1.700 millones de pesos, por lo que va en aumento la deuda.

Besaile reveló que las EPS que están en ‘saldo rojo’ con el hospital San Jerónimo de Montería son: Comparta, $3.206 millones; Savia Salud, $10 millones; Coosalud, $3.807 millones; Saludtotal, $276 millones; Mutual Ser, $1.261 millones; Emdisalud, $27.788 millones; Manexca, $1.157 millones; Salud Vida, $12.568 millones; Cajacopi, $999 millones; Comfacor, $7.786 millones; y Nueva EPS, $3644 millones.

A su turno la directora del hospital San Jerónimo, Isaura Hernández Pretel, dijo que el gasto de funcionamiento es de aproximadamente 4.500 millones de pesos, mientras que el giro directo de las EPS, no alcanza los 2 mil millones de pesos, además de los mil millones de pesos que entran por tesorería, lo que escasamente alcanza para pagar en especialistas, $1.100 millones, la parte administrativa y operativa, $900 millones y $600 millones más en nómina de empleados, sin incluir otros gastos.

Agregó que con la millonaria deuda de las EPS el centro asistencial más importante de Córdoba, se afecta en todos los sentidos, toda vez que con esos recursos además de cumplir con el pago al recurso humano, también se deben cancelar los insumos para los procedimientos.

“Lo que le estamos pidiendo a las EPS es que nos cumplan con el 50 % del giro directo, que es de carácter obligatorio y con el otro 50% se hagan a la tarea de depuración de cartera”, precisó Hernández.

La directora del San Jerónimo insistió en que el propósito es evitar la liquidación del hospital y por el contrario, concientizar a las EPS sobre el pronto pago.