Si bien el Ministerio de Salud y Protección Social no interviene de manera directa en los procesos contractuales entre EPS e IPS, a través de la Circular 47 del 22 de diciembre estableció que el incremento realizado al valor de la UPC para 2018 (7.83%) debe reflejarse en los incrementos de los contratos a firmar entre los dos actores principales del sistema: aseguradores y prestadores.
Dentro de las recomendaciones del Ministerio se señala la necesidad de equidad en los contratos y proporcionalidad frente al monto del incremento.