La falsificación de la firma del director del Invima, doctor Javier Guzmán, fue lo que prendió las alarmas en la institución para solicitar una investigación formal de la Fiscalía General, que luego de varios meses señaló haber encontrado graves irregularidades en procedimientos como la asignación de registros sanitarios y el favorecimiento de la comercialización de productos fraudulentos.
En la primera etapa de la investigación se capturaron como presuntos responsables de las irregularidades a 12 funcionarios de la entidad y a dos particulares.
Lo más preocupante del asunto es que el Invima es la entidad que garantiza la calidad e idoneidad de los productos farmacéuticos y de los alimentos en el país, de ahí que la presencia de actos de corrupción para el otorgamiento de licencias, podría colocar en grave riesgo la salud de millones de colombianos que consuman los productos involucrados.