Dentro de los varios problemas que ha traído la implementación de la herramienta Mipres, uno que había pasado inadvertido durante las primeras semanas es la dispensación de los medicamentos a nivel de los servicios farmacéuticos. El listado de inconvenientes es tan grande que hizo que Fenalco a través de su presidente nacional Guillermo Botero Nieto le dirigiera una carta al ministro Alejandro Gaviria exponiendo la situación. Por otro lado la carta ha servido a la comunidad y sector de la salud a detectar una faceta del problema hasta ahora desconocida.

Bogotá D.C., 10 de mayo de 2017

Doctor
ALEJANDRO GAVIRIA URIBE
Ministro
MINISTERIO DE SALUD Y DE PROTECCIÓN SOCIAL
Ciudad

Ref.: Comentarios FENALCO sobre el nuevo mecanismo para prescripciones fuera del plan de beneficios MiPres

Apreciado señor Ministro:

Queremos manifestar las inquietudes y observaciones del canal institucional de medicamentos, en su calidad de operadores logísticos, respecto del avance en la implementación del nuevo aplicativo para la prescripción de medicamentos MiPres, que entró en vigencia el pasado 1º de abril, de acuerdo a lo establecido en las Resoluciones 3951 y 5884 de 2016.

Acceso de los operadores al MIPRES.- Sea lo primero decir que, para nuestros afiliados, en su calidad de operadores logísticos de varias EPS, el acceso directo a la herramienta resulta fundamental tal como sucede para las IPS, por las siguientes razones:

– Dentro de la gestión farmacéutica que debe hacerse al momento de la dispensación, el auxiliar/regente de farmacia de toda droguería o punto de entrega de medicamentos, debe verificar que la fórmula contenga los requisitos mínimos contemplados en el hoy Decreto Único Reglamentario DUR (antes Decreto 2200 de 2005).

En la práctica sucede que los pacientes llegan solo con el número que arroja el sistema o la fórmula llega ilegible o con impresiones, lo que hace que sea imposible la entrega del medicamento, lo que afecta la calidad del servicio y pone en riesgo los tiempos de entrega. El acceso directo de los operadores a MIPRES permitiría superar este problema y podría hacerse atendiendo de manera estricta las normas de habeas data en salud.

Antes de la vigencia de MIPRES, el operador logístico tenía acceso a los sistemas autorizadores de las EPS, con sujeción a las políticas de tratamiento de datos personales y previo convenio con las EPS en calidad de “encargados”, con el propósito de verificar la formulación y la autorización.

– Por otro lado, el acceso a MIPRES, asumiendo que existiera una herramienta de consulta con filtros como EPS/Ciudad, permitiría el aprovisionamiento de medicamentos pues podrían conocer, de primera mano y en línea, los medicamentos que se formulan para cada EPS e iniciar la consecución del medicamento no contemplado en el Plan de Beneficios.

En la práctica el operador se entera de cuál es el medicamento que el usuario requiere, cuando va al punto a reclamarlo. Como se trata de medicamentos no POS, lo usual es que dichos medicamentos no estén en inventario y el operador deba salir a conseguirlos en el mercado.

Antes de MIPRES, la EPS enviaba un listado diario de medicamentos aprobados por CTC o los que debía entregar vía tutela, y con base en ese listado el operador se aprovisionaba. Dar acceso al operador representaría la solución al desabastecimiento y a la actual demora en la entrega de medicamentos desde que entró en vigencia el aplicativo.

– Al hacer una prescripción en la plataforma se genera un código que debe ser el soporte del operador al momento de facturar. El Ministerio exige que la cantidad ordenada en la plataforma coincida con la facturada, lo que en la práctica no necesariamente se da. Al tener los operadores acceso a la información de las prescripciones, se evitarían glosas y devoluciones.

Medicamentos vitales no disponibles.- Es importante que en el MIPRES se permita la formulación de estos medicamentos por cuanto la formulación por fuera del sistema está generando distorsiones en el mercado. En algunos casos el profesional de la salud, con o sin la aquiescencia de las asociaciones de pacientes, pueden contactar directamente a importadores determinados, que tramitan los permisos Invima, para vender a precios abusivos.

Vía MIPRES, la EPS puede saber de inmediato si un médico formuló un vital no disponible, puede iniciar el proceso de cotización con diferentes importadores e iniciar el trámite ante Invima de la forma más ágil posible y más costo-efectiva para el sistema.

Listado en principio activo.- Tal como está definido hoy, la prescripción se hace con base en el principio activo, pero éste puede estar presente en varios medicamentos y en proporciones diferentes, lo que puede generar confusión. Los medicamentos están en DCI, sin la posibilidad de buscar por principio activo. Vale recordar que el personal médico no maneja este sistema de nomenclatura.

Por lo anterior se sugiere que el listado esté en denominación genérica internacional, tal como lo define el DUR (anterior Decreto 2200 de 2005).

Selección del medicamento.- La selección del medicamento debería ser por molécula y no basada en las especificaciones detalladas de cada registro Invima, pues allí se listan marcas comerciales y todas las presentaciones, lo que puede producir varios riesgos: (i) que el médico formule la más costosa, en detrimento de los recursos del Sistema y (ii) el riesgo de que lo formulado no coincida con la presentación comercial, lo que generaría glosas y reprocesos.

Además de los comentarios anteriores, queremos compartir con ustedes los siguientes:

– Los medicamentos de control especial, llegan en formato MIPRES pero no cumplen la normatividad especial aplicable, como es la doble copia, entre otros requisitos.
– Debido a que la prestación efectiva del servicio es una prioridad, pueden entregarse medicamentos sin los requerimientos que exige el proceso de recobro, lo cual indiscutiblemente generaría glosas.
– Se ha evidenciado una disminución en la dispensación de medicamentos No POS, atribuyendo como una de las causas probables las problemáticas que ha tenido la EPS para una prescripción efectiva sin inconsistencias.
– La normatividad impone en el proceso de recobro nuevas condiciones que aumentan la operatividad, genera sobrecostos y restringe aún más el flujo de recursos a los prestadores por parte del Fosyga.
– Debido a que las prescripciones de las nutricionistas en el ámbito ambulatorio requerirán el aval de un médico, ¿Cómo actuar en este caso?.
– Debe considerarse un tiempo de transición, ajuste y mejoras a fin de que la EPS se abstenga de glosar cuando hay oportunidades de mejora en la implementación del mecanismo.
– En el anexo técnico para el reporte de información de la Resolución 3951, las entidades administradoras de planes de beneficios (EAPB) y las obligadas a compensar (EOC) consumirán el servicio web habilitado por el Ministerio para el reporte de la información, pero observamos que las EPS están trasladando esta tarea al operador, lo que implicaría desarrollos tecnológicos y cargas operativas que no le corresponden.
– La carga de medicamentos está definida en unidades de medida, pero al momento de calcular la cantidad a dispensar, el médico debe hacer la conversión a formas de presentación como ampolletas o tabletas, por ejemplo, lo que hace complejo el proceso y se presta para errores, sobre todo cuando los medicamentos vienen de acuerdo al Registro Sanitario que expide el Invima.
– No hay instrucciones precisas para cuando se prescriben medicamentos sin indicación Invima para su uso y que no aparecen en el listado UNIRS, aunque la evidencia científica avale su pertinencia, tales como quetiapina, risperidona, tamsulosina, tirofiban, entre otros.
– Le corresponde al médico definir si el medicamento tiene o no la indicación Invima para la patología, y muchas veces no tiene conocimiento de este parámetro.
– La prohibición de prescribir medicamentos sin indicación Invima es compleja, pues no hay unidad de criterio en cuanto a lo que se considera una práctica ilegal y la realidad. No es lo mismo prescribir un medicamento sin registro Invima a que la etiqueta Invima no relacione el diagnóstico para el cual se prescribe. Lo grave es que estos medicamentos están registrados en la plataforma No POS, pero sí necesitan ser formulados, al no tener indicación Invima, no se pueden prescribir por no estar relacionados en la UNIRS.
– En la prescripción de medicamentos como inhaladores (puff) o gotas no se ha considerado la presentación del medicamento para que coincida con la facturación.

Agradecemos tener en cuenta todos estos comentarios con el propósito de adaptar la normativa a las realidades de la operación, y respetuosamente insistimos en solicitar que nos conceda un espacio en su agenda para dar una discusión más amplia a nuestros comentarios.

Quedamos atentos a una pronta y positiva respuesta.

Reciba un cordial saludo,

GUILLERMO BOTERO NIETO
Presidente

c.c. ÁLVARO ROJAS FUENTES
Director de Administración de Fondos de la Protección Social
MINISTERIO DE SALUD Y PROTECCIÓN SOCIAL