Según información suministrada por el el Área Metropolitana el 9,2 % del total de muertes naturales en el Valle de Aburrá es atribuible a la contaminación atmosférica. Para conocer más sobre esta problemática, el Área realizó un convenio de investigación con la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Antioquia que buscará establecer la asociación entre la morbilidad y la mortalidad y la evolución de las concentraciones de PM10 y PM 2,5. Los resultados de la investigación se conocerán a finales de 2017.
El último informe de Calidad de Vida de Medellín Cómo Vamos señaló que para 2012-2015 la concentración de material particulado PM10 y PM2.5 fue superior a la norma colombiana en algunas de las estaciones de medición en Medellín donde se excedieron en todos los casos los 20 g/m3 para PM10 y 10 g/m3 para PM2.5 que, según la OMS, tienen efectos negativos en la salud en caso de exposiciones prolongadas.
Entre los años 2012-2014, las enfermedades crónicas de las vías respiratorias inferiores constituyeron la tercera causa de mortalidad en Medellín, solo superadas por las enfermedades isquémicas del corazón y las agresiones.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó en 2005 que las partículas finas (PM2.5) causan mundialmente aproximadamente 3 % de la mortalidad por enfermedades cardiopulmonares, 5 % de la mortalidad por cáncer de tráquea, bronquios y pulmón, y 5 % de la mortalidad por infecciones agudas en menores de 5 años.